Energía

Para el almacenamiento (supercondensadores y baterías) y la generación (células solares photovoltaicas) de energía

En el ámbito del almacenamiento de energía, el grafeno muestra un gran potencial para la fabricación de supercondensadores, que son capaces de cargarse muy rápidamente y al mismo tiempo almacenar una gran cantidad de electricidad. Los «microsupercondensadors» de grafeno utilizados en aplicaciones de baja energía, como los teléfonos inteligentes y los ordenadores portátiles, podrían estar disponibles comercialmente en los próximos 5-10 años. Las baterías de ión de litio reforzadas con grafeno podrían utilizarse en aplicaciones que requieren mucha más energía, como los vehículos de motor eléctrico. En el ámbito de la generación de energía, la elevada flexibilidad física y movilidad electrónica del grafeno, además de una tasa de absorción de la luz muy baja (alrededor del 3% de la luz blanca), hace que este material se plantee como alternativa al óxido de estaño e indio (ITO) para complementar el silicio en la fabricación de células fotovoltaicas, lo que garantiza grandes ventajas en términos de eficiencia y rentabilidad.

Este cluster agrupa dos proyectos de desarrollo tecnológico uno en el ámbito del almacenamiento de energía (supercondensadores y baterías) y otro en el de generación de energía (células solares photovoltaicas).